miércoles, 30 de noviembre de 2011

Dieta Luisana Lopilato

Nada de quedarse remoloneando en la cama hasta el mediodía. Los sábados Luisana Lopilato (18) desayuna dos tostadas de pan integral, una clara de huevo y se entrega a su clase de gimnasia en los Bosques de Palermo. "Es que me gusta cuidarme", se explica. El sábado, a pesar del frío y la incesante llovizna, se calzó las zapatillas, se puso un par de calzas negras, una camiseta, un top y dos buzos y partió junto a su perrito maltés Simón. Allí se encontró con Carolina Ananía, la personal trainer que la entrena desde hace seis meses. Los únicos testigos eran otros fanáticos del fitness que corrían y hacían abdominales.
La rutina fue intensiva. Antes que nada, diez minutos de caminata rápida para entrar en calor. Luego comenzó el trabajo localizado para endurecer, tonificar y adelgazar las zonas que son críticas para todas las mujeres, ya desde los 18 años. La diferencia es que en esta rutina se trabajan diferentes partes del cuerpo al mismo tiempo. Durante toda la clase usó tobilleras con pesas. Para los brazos, ejercicios con mancuernas y con una body bar (una larga barra con peso). Al mismo tiempo, hizo sentadillas para fortalecer piernas y glúteos. Luego hizo otro trabajo combinado de brazos con mancuernas mientras practicaba estocadas, otro básico para tener piernas firmes y cola parada. La gym continuó en el piso. Los clásicos ejercicios para abductores los reforzó con tobilleras y pesas. En total, cincuenta repeticiones con cada pierna. En posición de banco también trabajó glúteos (otra vez, cincuenta repeticiones con cada pierna). Finalmente, siguió con abdominales combinados con más trabajo de brazos. "El énfasis está puesto en endurecer brazos y piernas, porque Luisana no necesita hacer tanto trabajo aeróbico para bajar de peso", contó la trainer.
La novia de Mariano Martínez y ex Rebelde Way repite esta rutina cuatro veces por semana, de las cuales tres se despierta a las seis de la mañana para cumplirla antes de las grabaciones de Casados con hijos. "No me molesta, soy una obsesiva del cuerpo. Mi dieta también es bastante rígida. Acabo de terminar una 100 por ciento orgánica y ahora voy a empezar una proteica", dijo Luisana. "A la mañana desayuno con dos tostadas de pan integral con queso crema y una clara de huevo. Al mediodía me llevo una vianda al canal, con pollo con ensalada, arroz yamaní o una tarta de calabaza", explicó. Y agregó: "A la tarde por lo general como un yogur y mate, y siempre tengo a mano una barrita de cereal".
Antes de irse, contó que además de la dieta y la gimnasia usa cremas humectantes para el cuerpo y el rostro, y que una vez por mes visita a una dermatóloga para una limpieza de cutis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada